Semillas de historia 

Finalizaron las Prácticas socioeducativas para la conservación de publicaciones de Familiares de lxs estudiantes de Archivología y Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Humanidades – UNC . La actividad fue organizada por la Secretaría de Asuntos Estudiantiles, el Centro de Estudiantes y Familiares.

Desde Familiares agradecemos el aprendizaje compartido entre todxs. El valor de la experiencia y las historias que nutren estos recorridos de formación académica y de vida, nutren la historia que hoy nos encuentra. A poco de finalizar la experiencia, algunxs estudiantes que realizaron las prácticas compartieron su experiencia.

Cómo mantener un archivo que guarda miles de historias, datos y documentos que son pruebas valiosas en los juicios de lesa humanidad, relatos de compañerxs que están desaparecidxs, esas voces que hacen presente esta historia. La intuición, la buena voluntad, la necesidad de verdad y justicia, y el desconocimiento sobre cómo preservarlos pero la necesidad de mantenerlos, hicieron que esos materiales sean la base documental y de memoria de miles de historias y las puertas de entrada para que los juicios de lesa humanidad puedan llevarse adelante.

La experiencia compartida con la Escuela de Archivología, adquiere el valor de esa memoria que buscamos construir entre todxs. Los aprendizajes sobre cómo mantener y preservar estos documentos da cuenta del desconocimiento vuelto en enseñanza mutua. Desde qué es un archivo, bajo qué condiciones tiene que mantenerse, por qué es necesario preservar estos documentos, de qué hablamos cuando decimos preservar y conservar, fueron algunas de las prácticas que se pusieron en movimiento durante el mes en que lxs estudiantes concurrieron al local.

Florencia Toledo contó que fue experiencia enriquecedora no solo profesional sino también personalmente hablando: “La gente de familiares se portaron muy cálidos y amables, y personalmente me hicieron sentir parte de la familia desde el primer momento. Muchas gracias por acercarse y por brindarnos está oportunidad”.

Mary Neyra: “Durante el poco tiempo que estuve en el archivo fue una experiencia inolvidable, no solo porque me llené de conocimiento si no que conocí gente nueva y pude aportar mis conocimientos innatos que fui adquiriendo como estudiante de Archivologia. Fue un lindo trabajo tanto en equipo como individual y que al final se obtuvo un gran resultado. Muy agradecida por esa oportunidad  a la gente que trabaja en el archivo por abrirnos las puertas y la confianza y a mis compañeros porque sin el aporte y el trabajo de cada uno de ellos no se hubiera logrado el objetivo”.

Karin Dominguez Pelizza: “Fue muy linda y gratificante la experiencia. Pudimos ver y escuchar relatos que no conocíamos o se nos había negado esa información, siempre se me dijo que se debía escuchar las dos campanas, evaluar lo que escucha y poner sobre una balanza y ver quién dice la verdad, me quedé muy sorprendida y estoy feliz de haber ayudado a poder preservar los diarios ya que muestran la lucha y perseverancia de aquellas madres, hijos que han pasado por ese terrible momento, que no se quedaron con los brazos cruzados y de cómo a pesar de todos lo que han pasado sigue en pie. Es de suma importancia el poder cuidar y preservar esa verdad, ya  que sirve de testimonio y prueba de una época en la Argentina caótica, sirve además para que la juventud venidera conozca la verdad de lo que realmente paso, para que está no sea engañada, ni tengan una venda en los ojos y para que este echo no vuelva a pasar nunca “el terrorismo de Estado”.