CUADRA DE ARTISTAS + FLORES ROJAS

La Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba lleva adelante la organización de la marcha del 24 del marzo junto a más de 60 organizaciones. Este año la consigna de la marcha es “La memoria florece en cada lucha”. 

Desde la Comisión de Cultura de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos se convoca a todos los colectivos sociales y culturales y a los hacedores del arte de nuestra provincia a sumarse a la CUADRA DE ARTISTAS de la Marcha por Memoria, Verdad y Justicia.
Para ello los invitamos a una reunión preparatoria el 16 de marzo a las 18,30 horas en Santa Fe 11.

Flores rojas

Cada grupo, colectivo, asociación, amigxs, escuela, equipo, etc puede hacer sus flores y llevarlas. Compartimos el tutorial.

¡El 24 de marzo queremos llenar de flores las calles!

¿Por qué los claveles rojos?

Los claveles rojos son un símbolo de la no violencia y de paz. Son la memoria de los compañeros desaparecidos y asesinados que perdura en nuestras acciones colectivas. Flores que viven y siguen creciendo en nuestros lugares cotidianos y florecen en un jardín donde habitamos la memoria colectiva. El 24 de marzo que las calles sean una marea de claves rojos en alto.

La historia de los claveles rojos se remonta a la Revolución de los claveles: es el nombre dado al levantamiento militar del 25 de abril de 1974 que provocó la caída de la dictadura salazarista, que dominaba Portugal desde 1926.

Uno de los hitos de aquellas concentraciones fue la marcha de las flores en Lisboa, caracterizada por una multitud pertrechada de claveles, la flor de temporada. Una camarera, Celeste Caeiro, que regresaba a casa cargada de las flores retiradas de los adornos de un banquete suspendido por la situación, no pudo dar el cigarrillo que un aterido soldado le pedía desde un tanque en la plaza del Rossio, justo al inicio del Largo do Carmo, donde los tanques de los sublevados aguardaban nuevas órdenes en una tensa espera desde la madrugada. Como la joven sólo llevaba los manojos de claveles, le dio uno. El soldado lo puso en su cañón y los compañeros repitieron el gesto colocándolos en sus fusiles, como símbolo de que no deseaban disparar sus armas, extendiéndose la acción por toda la ciudad  y generando el nombre con que la revuelta pasaría a la historia. Al empezar la sublevación en Lisboa, las tropas rebeldes ocupan las instalaciones de la Rádio Nacional y del Rádio Clube Português, a partir de las cuales emiten sus comunicados.